Esto es lo que pasa si gritas desde una ventana en Suecia